Registro Automotor

El proyecto es impulsado por una legisladora de Juntos por el Cambio e implicaría, además, la eliminación de los trámites de grabado de autopartes y pago de patentes así como modificaciones en la VTV; las claves del documento que ingresó a Diputados.

En la Argentina, todos aquellos que quieran transferir un auto usado o inscribir un 0km, deben abonar y efectuar una serie de trámites obligatorios tanto presenciales como online. Según estimaciones del calculador de costos de la Dirección Nacional de Registro del Automotor y Créditos Prendarios (DNRPA), para un vehículo usado cuyo valor de mercado ronda hoy los $3.000.000, se debe contemplar un gasto de transferencia que ronda los $140.000. Se estima que, además del monto que hay que abonar por completar la transacción, se demora alrededor de 20 días en completar el procedimiento.

El proyecto de ley que busca eliminar el Registro Automotor así como varios trámites que hoy son obligatorios en el rubro, como el grabado de autopartes, además de reformular la VTV. Uno de los objetivos principales es que la patente pertenezca al usuario y no al vehículo, teniendo “tantas patentes únicas como vehículos tenga, siempre unidas al DNI”.

Se prevé una transición de 12 meses para poder adecuar el sistema actual al propuesto, por lo que su aplicación no tendría carácter inmediato sino paulatino.

El proyecto prevé la creación de un arancel único para todo el territorio nacional establecido como “costo de servicio”. El monto no fue detallado, pero se interpreta que deberá ser abonado en cada transferencia de un vehículo. Lo que sí se explica es que no tendrá relación con el valor del bien a transferir, como si ocurre hoy con el pago de patentes. Justamente, sobre ese último punto, el proyecto aclara el “pago único y anual de la patente que no debe superar el 1% del valor del automotor”, monto que hoy ronda entre el 3% y 5% del valor fiscal de la unidad

1. Creación de un registro digital de autogestión

Busca eliminar por completo los registros seccionales. Con la creación del denominado Registro Único Nacional Digital (RUNDA), los usuarios podrían autogestionar sus propias transferencias así como las inscripciones de vehículos 0km sin intermediarios. El RUNDA sería también de acceso libre, público y con datos abiertos, vinculado a las bases de datos de otras entidades, como RENAPER, ARBA, AGIP, aduanas, multas, para tener en tiempo real toda la información pertinente a las unidades.

2. Vincular la patente al usuario y no al vehículo

Con un sistema similar al que rige en los Estados Unidos, las patentes no estarían asociadas a una unidad sino a una persona. Es decir, cada persona física o jurídica asociaría una identificación alfanumérica a su DNI o CUIT, según corresponda, y lo tendría para toda la vida. Si quisiera adquirir un nuevo vehículo, le transferiría esa patente a la unidad, siendo siempre la misma y no debiendo ser cambiada en cada transferencia.

3. Eliminar el grabado de autopartes y pago de patentes y cambios en la VTV

Se buscaría eliminar la obligatoriedad del grabado de autopartes y cristales así como de la verificación policial. En lo que refiere al trámite de la VTV O RTO, pasaría a ser obligatoria en todo el territorio nacional a partir de los 60.000km aunque podría ser reemplazada por los service oficiales de las automotrices hasta alcanzados los 100.000km. “El costo de la verificación no podrá exceder el 1% del costo del service que certifique el taller oficial”, se aclara. El foco de ese chequeo estará en la seguridad de la unidad y la emisión de gases contaminantes. El objetivo final es habilitar talleres de barrio para que se realice la inspección, para así “desconcentrar el monopolio de los grupos concesionarios de la VTV”.

 

 

 

.